Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

La efectividad personal no es una moda

| tiempo de lectura 4:09'
Cruzando los mares

A estas alturas, y si has seguido mis recomendaciones, ya habrás leído las crónicas de mis compañeros y nodos de OPTIMA LAB, David, Jordi, José Miguel, Marta, Paz y Sergio. Si no lo has hecho todavía, te cuento a qué se debe mi incorporación a esta red de efectividad personal y el papel que llevo desempeñando desde el verano de 2019.

Soy Laura, consultora artesana en efectividad, y he llegado a OPTIMA LAB para desarrollar la actividad de la Red en Latinoamérica. Como dice Jordi Fortuny en su post, «Laura va a llevar OPTIMA LAB más allá del Océano Atlántico». No en vano en casa me llaman cariñosamente «nodito de las Américas».

Para mí es algo más que un reto profesional, pues es también un desafío en mi crecimiento personal. Nací en una isla del Mediterráneo, y en 2013 tomé tres decisiones vitales: me casé (algo en lo que mi madre había perdido toda esperanza), dejé mi trabajo «de siempre» (para disgusto de mi madre después de la primera buena noticia) e inicié una nueva vida en el extranjero (lo que ya la dejó del todo descolocada).

Con estos pocos datos podrás entender que no soy de esas personas que se amilana fácilmente. Estoy decidida a llevar la efectividad personal a este lado del charco, donde ya formé mi hogar. 

“To change ourselves effectively, we first had to change our perceptions”, Stephen R. Covey.

Mi decisión es firme porque he podido comprobar en mis propias carnes aquello de que las personas más efectivas son personas más felices. Has leído bien, existe un vínculo entre efectividad y felicidad, esto es, hay una correlación entre la felicidad y determinados comportamientos concretos. 

GTD® ha tenido mucho que ver con ello gracias al desarrollo de una serie de hábitos productivos que me permiten tener estados de flujo (en inglés flow). Estoy segura de que habrás sentido en algún momento ese flow, algo sobre lo que escribiré en futuros post. Para ir abriendo boca, puedes ver el Ted Talk de Mihaly Csikszentmihalyi.

Y es que la efectividad personal no es una moda, es una necesidad creciente por parte de las organizaciones para ser más competitivas con personas más felices. OPTIMA LAB ha hecho posible dar a conocer y acercar la metodología GTD® y la efectividad para desarrollar hábitos productivos mientras sigue creciendo e invirtiendo recursos para ello. 

Lo digo yo, que me resisití durante años a utilizar la metodología GTD® bajo la (falsa) creencia de que mi sistema funcionaba maravillosamente, sin darme cuenta de que lo hacía a costa de mi salud. Y entones ocurre que la vida te sorprende y acabas en un proceso de formación y certificación como GTD® Master Trainer en Ámsterdam, en octubre del año pasado, de la mano de David Allen y de la Senior Master Trainer Ana María González. Curioso, ¿verdad?

«Lots of folks confuse bad management with destiny», Kin Hubbard.

Y es que todavía queda mucho por hacer. Por eso he llegado dispuesta a aportar mi granito de arena para borrar del mapa la obsoleta e improductiva «gestión del tiempo». Y lo haré con conocimiento de causa, porque yo también fui víctima del fraude de esta «metodología» que nada ha demostrado. El tiempo no se puede gestionar, más bien es un factor limitante y un concepto asociado a la era industrial: producir más en el menor tiempo posible ¿te suena el Taylorismo?

Si te dedicas al trabajo del conocimiento seguro que sabes de qué te estoy hablando. El valor de nuestro trabajo no sólo está en hacerlo, sino en pensar y en decidir. Durante mi carrera profesional no siempre tuve mucha conciencia del valor que mi trabajo aportaba fruto de una mala experiencia, resultado a su vez de la cultura empresarial de mi país: «no te pagamos para pensar». Fue la primera bofetada en mi trayectoria laboral. Estas palabras quedaron grabadas a fuego en mi memoria, por lo que ahora podría decirse que me estoy resarciendo 20 años después.

Trabajé 19 años en grandes multinacionales como Volkswagen y la farmacéutica Pfizer. Siempre presumí de todo lo que había aprendido allí, y 7 años después descubro otra forma de trabajar, de estar, de vivir.

Confieso que a mí me ha costado más que a cualquier otra persona, porque he tenido que desaprender, mucho. Y es que la efectividad, como vas a oírme decir una y otra vez si sigues este blog, es una competencia. Y una competencia es un conjunto de comportamientos observables orientados a unos resultados concretos. Dicho en otras palabras, aprender a desarrollar la efectividad es como aprender a tocar un instrumento o aprender un idioma. Requiere esfuerzo y constancia hasta que se convierte en un hábito. 

«Your first and most important tool is your mind. Use it to understand the job, then start to assemble your other tools», GTD® Focus.

Para mí no sólo es una responsabilidad, sino un reto apasionante formar parte de OPTIMA LAB para llevar la efectividad a Latinoamérica. Porque OPTIMA LAB es el I+D de la efectividad, es el lugar donde ocurren las cosas, donde hay personas que se toman muy en serio su trabajo. Como dice mi compañero Sergio Pantiga, «nos hemos ilusionado pensando en el futuro, y nos hemos comprometido para traer ese futuro a nosotr@s».

Tomando los títulos de las correspondientes crónicas de las XIV Jornadas OPTIMA LAB, creo que va a ser fácil entender de qué te estoy hablando. Miedos y alegrías, personas que trabajan con personas, tsunami, creando el futuro, coherencia, diversidad en común y pasión ¿qué te sugieren estas descripciones?  

Así que, a todas las personas «getedistas» y curiosas por la efectividad personal a este lado del charco ¡espero conoceros muy pronto! Si os apetece escucharlo de boca de José Miguel Bolívar, aquí tenéis el enlace del PodCast «Aprendiendo GTD®: el futuro de la efectividad».

Comentarios

Jordi Fortuny avatar
Jordi Fortuny


¡Buenos días desde este lado del charco Laura!
¡Me ha encantado el post! Y como el tema va de navegar, inspirado por la foto, te dejo esta frase de un manual de vela y no digo nada más... :)
«En rumbo de ceñida los veleros modernos pueden navegar contra el viento, pudiendo llegar en ocasiones a ser más rápidos que el propio viento»
Abrazo,
Jordi

 avatar


Muchas gracias Jordi por esta preciosa frase que me tomo como metáfora de mi travesía ;)
Lo tendré muy en cuenta cuando azote el temporal.

Laura.

Helga avatar
Helga


¡Genial como siempre, “nodito de las Americas” 😂. Un reto enorme y a la vez apasionante, el llevar al otro lado del charco (mejor dicho, a tu lado del charco) la conciencia por desarrollar la efectividad personal como una competencia a la que todos deberíamos aspirar. Recogiendo tus palabras: “aprender a desarrollar la efectividad es como aprender a tocar un instrumento o aprender un idioma”, incluso te diría que mucho más fácil. No me pongas a estudiar música y ya te digo que el inglés lo tengo como misión imposible pero implementando la efectividad, en eso estoy avanzando a pasitos lentos y asimilando cada día el cambio de hábitos. Un placer leerte compi!!!

 avatar


Helga, me alegra saber que soy (en parte) culpable de haberte incitado a recorrer el camino de la efectividad. Cuenta conmigo en este aprendizaje. Espero que este blog cumpla con su objetivo y logre aportar ese granito de arena necesario para seguir creciendo cada día.
Gracias por apoyarme en este apasionante reto.
Laura.

Gabriel Gil avatar
Gabriel Gil


Me apunto, aunque me tengo que poner al dia con tus posts previos desde este otro lado del otro lado del charco!

 avatar


Muchas gracias Gabriel, me alegra saber que te sumas al carro de la efectividad siguiendo con el aprendizaje continuo ¡ya somos uno más!!!
Un abrazo desde tus antípodas ;)
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido