Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

XV Jornadas OPTIMA LAB: virtuales y emotivas

| tiempo de lectura 5:45'
XV Jornadas OPTIMA LAB

Leo estas palabras apenas una hora después del cierre de las XV Jornadas de OPTIMA LAB. «La felicidad es ver, verlo todo desde el rincón. Pensar. Y después agarrar la libreta y documentar este momento de gracia», escribe Simona Škrabec.  Estoy en mi casa, disfrutando del sol de la tarde. Como es habitual en mí, me siento junto a la ventana con el ordenador sobre mis rodillas para empezar a escribir.

Verás que mis posts son a veces algo caóticos, y es que escribo cuando me da el arrebato, cuando aparece un sentimiento o unas palabras como las de la escritora eslovena que me inspiran a contar algo.

Han sido tres días de Jornadas, las segundas para mí como nodo de la red productiva OPTIMA LAB. Si José Miguel Bolívar decía ayer en su post que ya nada será igual, y el término VUCA lo vamos a desgastar de tanto usarlo. ¿Cómo describir lo que han significado estas Jornadas? Empezando por el principio.

Por si no lo sabes, tres veces al año los nodos de OPTIMA LAB nos reunimos tres días en la Sierra de Madrid para reevaluar qué hemos hecho, dónde estamos y qué podemos hacer para incrementar nuestra efectividad y la de nuestros clientes. En realidad es mucho más, pero para eso están los post de mis compañeros de años anteriores.

«En rigor nadie puede afirmar nada cuando sabe poco: con mucha ciencia vienen las dudas», J.W. Goethe.

La COVID-19 nos obligó a tomar una decisión inédita en la red: suspender la organización presencial y hacer, por primera vez en la historia de OPTIMA LAB, las primeras Jornadas virtuales. No voy a mentirte, ya lo saben mis colegas, me llevé un disgusto enorme. Porque además, la decisión se tomó mucho antes de las restricciones y del estado de alerta.

Había comprado mi billete para volar el día antes de Miami a Madrid para reencontrarme, cuatro meses después, con todos los nodos. Y es que cualquier excusa es buena para volar a España, disfrutar de nuestra excelente gastronomía y no menos gustosos caldos. Además, soy muy dada a los besos y a los abrazos, me gusta el contacto físico. 

Pero el momento excepcional que estamos viviendo nos ha traído, como se ha popularizado ya, nuevas oportunidades. Como la posibilidad de realizar un evento virtual que me ha sorprendido en positivo y ha superado todas mis expectativas. 

Por un lado, me quedo con la sensación de haber estado trabajando con total fluidez todos los temas a tratar en nuestro tablero Trello bajo la batuta de David Sánchez. Todos los nodos vamos a escribir lo mismo: hemos estado debatiendo, creando y tomando decisiones de manera enfocada y con control. Hemos trabajado de manera intensa pero mucho más relajada que en las Jornadas anteriores.

La clave —también lo escribirán mis colegas— es que estamos acostumbrados a este estilo de trabajar. José Miguel, Paz, Marta y David desde Madrid, Jordi desde Tarragona, Sergio desde Asturias y yo desde el otro lado del charco, mantenemos reuniones productivas todos los días. Que si formación, que si la revisión de proyectos, que si estrategias a seguir, etc. Estas Jornadas han sido como nuestras puestas al día diarias sólo que con un contenido más profundo. «Afilando la sierra» como dice Jordi

«Estas Jornadas han sido como nuestras puestas al día diarias sólo que con un contenido más profundo».

Por destacar uno de los temas más retadores que se han trabajado durante estas XV Jornadas, decir que estamos aplicándonos intensamente con todos nuestros cursos en su formato virtual, algo que parecía estar incubado en un futuro lejano pero que de pronto se ha transformado en un proyecto realista. 

Tenemos todo lo que se precisa: una red de profesionales, el dominio de las nuevas tecnologías como competencia transversal en estos tiempos, además de la curiosidad y las ganas por hacer algo que llevamos años haciendo con un nuevo formato sin perder ni un ápice de calidad.

Por supuesto, hemos trabajado —una vez más— en nuestra seña de identidad: la consultoría artesana. Lejos del oportunismo que han encontrado algunos en estas tristes circunstancias, seguimos fieles a nuestra coherencia, al trabajo honesto del día a día y a nuestro compromiso dentro y fuera de la Red. Como dijo Marta —cuya juventud y elocuencia sigue enamorándome— somos 7 nodos, 7 artesanos, con nuestros 7 blogs. Somos lo común y lo diverso. Cada uno con su imagen, sus valores, su propio know-how que compartimos y con el cual nos enriquecemos.

«Somos 7 nodos, 7 artesanos, con nuestros 7 blogs. Somos lo común y lo diverso».

Tampoco puedo obviar algo que parece el título de un libro de autoayuda: «El liderazgo en pleno apocalipsis». No cabe duda de que estamos viviendo días convulsos que afectan a nuestra economía, a nuestra salud y a nuestras relaciones personales y familiares. Mucho se ha escrito sobre ello en las últimas semanas (y lo que queda). 

Aunque lo hice virtualmente, quiero agradecer públicamente a José Miguel Bolívar por haber tomado las riendas de la Red en este momento más que nunca volátil, incierto, cambiante y ambiguo. Lo suyo no es motivar, no nació con alma de cheerleader; no obstante ha sabido mantener la calma y, más importante, nos ha puesto en la línea de salida de una carrera retadora con los deberes hechos. Hasta ahí puedo leer.

Y ahora viene, antes de cerrar estas crónicas de las XV Jornadas, la parte más personal de las mismas. Empezaba este post con la cita de la escritora eslovena Simona Skrabec: «La felicidad es ver, verlo todo desde el rincón. Pensar. Y después agarrar la libreta y documentar este momento de gracia».

Y es que ha sido al terminar, cuando me he dado cuenta de todo lo que he estado acumulando por dentro. OPTIMA LAB, los nodos de la Red, sois mi otra familia. Porque como dice otro de mis escritores de cabecera, Sergio del Molino, «La oficina es un teatro donde todo el mundo interpreta un papel. En casa, sin toda esa puesta en escena laboral, el personaje del trabajador desaparece y emerge la persona».

«En casa, sin toda esa puesta en escena laboral, el personaje del trabajador desaparece y emerge la persona», Sergio del Molino.

Como ya sabéis, llevo 7 años viviendo en el extranjero. En siete años me he mudado media docenas de veces y he vivido en cinco países diferentes, en cuatro continentes. Con el paso del tiempo he aprendido a vivir lejos de mis familiares y de mis amigos. Las franjas horarias no siempre ayudan y la distancia hace que poco a poco los espacios entre llamada y llamada aumenten. No siempre es posible viajar de regreso a casa cuando a una le apetece, ni se puede estar en las ocasiones especiales ni en las fiestas de guardar.

Se aprende a estar sola, a conocer gente nueva que siempre es un proyecto de «futura posible amistad». Sin embargo, sucede un día que acabas formando parte de la Red de OPTIMA LAB y esos nodos que están al otro lado de la pantalla son David, José Miguel, Jordi, Marta, Paz y Sergio. Y resulta que los ves todos los días, puede que todos los días varias veces. Acabas por contarles el último cacharro electrónico que te has comprado para completar tu «ajuar» de hardware&software, que te vas a abrir una botella de vino cuando acaben las jornadas para celebrar que han sido un éxito o que si la abuela fuma. 

Te das cuenta de que saben más de tu día a día que tu propia familia porque los ves y hablas con ellos con mayor frecuencia. Y cuando «sales de trabajar» no te vas de cañas con tus amigos y nunca llegan los domingos para una disfrutar de una paella en familia.

Es por eso que estas han sido las Jornadas más emotivas aún estando a miles de kilómetros de vosotros. Y eso lo he sentido hoy, al pensar —desde el rincón y al leer las notas tomadas durante estos tres días— qué es la felicidad: estar haciendo lo que me gusta con las personas que me gustan ¡nos vemos en La Virgen! 😉

Post relacionados

Comentarios

Helga avatar
Helga


Enhorabuena a toda la red por mostrar siempre una actitud motivadora y, en especial, por enseñar que donde hay un problema siempre existe una solución 👏👏👏
Y a ti, pues que voy a decirte, que me alegro un montón de ver que la felicidad llega siempre que una se lo propone y si es en tan buena compañía ¡mucho mejor! Felicidades y ahí va mi super abrazo virtual!! 😘🤗

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Muchas gracias Helga.
Sin duda alguna esta situación que estamos viviendo saca lo mejor de cada uno. Soy el último nodo de de la Red, pero a mí me da que estamos poniendo en práctica la resiliencia, con perspectiva y mucho sentido común.

Un abrazo y a seguir practicando la felicidad ¡y la efectividad!
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido