Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Aclarar es un proceso clave de pensamiento

| tiempo de lectura 4:07'
Aclarar es un proceso clave de pensamiento

El paso de Aclarar, en GTD®, es un proceso clave de pensamiento. Y aunque el paso que más se resiste dentro de los usuarios de la metodología suele ser el de Reflexionar, resulta que ambos tienen algo en común: pensar requiere tiempo y esfuerzo

Si se quiere profundizar algo más sobre este hecho, nada como leer el capítulo 22 de mi libro favorito de David Allen —que sí, también presumo de tenerlo dedicado— Ready for anything.

Titula David Allen este episodio como «You have to think about your stuff more than you think». Lo cual viene a ser la excusa perfecta para hablar en este post de mi paso favorito de la metodología GTD®: Aclarar.

Aclarar es el arte de enfriar el pensamiento. Para alguien que, desde muy joven, ha sido particularmente impulsiva, el paso de Aclarar se revela como un hito que te cambia la vida. Además del paso de tiempo y de cumplir años 😉

«Thinking is the very essence of, and the most difficult thing to do in, business and life», David Kekich.

La mayoría de las personas que se acercan a la metodología de efectividad personal, hacen algo parecido a GTD®, pero no igual. Lo más habitual es apuntar aquello que llama la atención en forma de tarea que se lleva a cabo de inmediato sin pasar por el paso de Aclarar.

Si esto fuera una partida de parchís, sería un clamoroso «vuelva a la casilla de salida». Aclarar va sobre pensar. Y como dice Allen, no se trata de pensar demasiado, sino lo suficiente como para poder decidir (Sistema 2) qué siguiente acción necesitas para arrancar aquello que quieres conseguir. 

Cuando estás aclarando tus cosas —tus capturas— necesitas, aunque sea mínimamente, pensar sobre su significado. Y, por supuesto, pensar requiere tiempo y esfuerzo.

Es por ello que el paso de Aclarar se convirtió enseguida en mi paso favorito. Tuve que desaprender a hacer inmediatamente todas las cosas que aparecían por mi radar. Y sólo después de desaprender, aprendí a pensar sobre el significado de las cosas antes de hacer.

El mayor aprendizaje es lo que ganas en efectividad: haces las cosas que tienen sentido en cada momento. Lo que te ahorras es el hacer algo innecesario o de manera errónea.

Aclarar significa pararse antes de hacer delante de la portería de tu mente. Preguntarte primero el significado de las cosas. Preguntarte después si necesitas, tienes o quieres hacer algo con ello. Aclarar es un proceso clave de pensamiento en la metodología GTD®.

El paso de Aclarar requiere pensar y decidir. Si te resulta difícil este paso, si se te resiste o no le ves utilidad, prueba a imaginarte físicamente realizando una acción que te ayude a avanzar hacia el resultado deseado.

Otra forma de entender la necesidad de Aclarar es entender que se trata de transformar las «cosas» —tus «cosas»— no evidentes en «cosas» evidentes.

Como explica José Miguel Bolívar en su libro Productividad personal, aprende a liberarte del estrés con GTD® (pág.104), una vez hayas transformado tus «cosas» en «cosas» evidentes, pasarán a ser basura, posibilidades, información útil, proyectos, acciones o tareas delegadas. 

Por cierto, este es mi libro favorito de J. M. Bolívar —esta vez dedicado a mi marido por su autor— hasta que este verano termine el segundo 😉

Como dice David Allen en su libro, es preciso entrenar este paso para que el paso de Aclarar se convierta en un hábito. Porque «Productivity doesn’t happen by itself».

En resumen, David Allen recomienda tres cosas para maximizar la productividad en nuestro día a día.

1_ Toma decisiones sobre lo que vas a hacer con tus cosas 

¿Cuál es la siguiente acción? Las «cosas» no son accionables por sí mismas hasta que decides hacer algo con ellas. Hasta que no sabes qué significan para ti y qué hacer con ellas, te tiran para atrás. En otras palabras, procrastinas.

Piensa en esos emails que tienes en tu bandeja de entrada sobre los que aún no has decidido qué son ni qué tienes que hacer con ellos.

2_ Escribe los resultados deseados y las siguientes acciones.

Si no lo haces justo en el momento que estás pensando sobre ellos, corres el riesgo de perder de vista tus mejores opciones.

Recuerda que es una buena práctica distinguir lo que quieres conseguir de lo que tienes que hacer para conseguir el resultado deseado.

3_ Revisa tus recordatorios.

En GTD® todos los pasos son igualmente importantes. No sirve de nada capturar si no aclaras. Del mismo modo que es totalmente inútil aclarar, pensar y decidir, si, una vez has organizado tus recordatorios en las categorías organizativas adecuadas, no miras tus listas.

Cuando estás en un contexto determinado, necesitas ver todas aquellas cosas que podrías hacer en ese contexto. Esto se traduce en máxima efectividad.

Por ejemplo, si has decidido que vas a mandar un correo electrónico a alguien, pero no miras tu recordatorio cuando estás delante del ordenador, aclarar te habrá servido de poco.

Necesitas ver todos tus recordatorios cuando tenga sentido verlos.

Estos tres comportamientos combinados, prosigue Allen, son habilidades maestras para cualquier profesional del conocimiento. Lamentablemente no nos enseñan este tipo de habilidades ni en la infancia ni en la universidad. Tampoco nuestros padres o nuestros abuelos necesitaron estas habilidades para ejercer su trabajo. Pero como decía Peter Drucker, aprenderlas hoy es una obligación.

«The ancestor of every action is a thought», Ralph Waldo Emerson.

Para cerrar este capítulo, David Allen te invita a reflexionar sobre algunas cuestiones ¿te atreves?

  • ¿Qué cosa está ocupando espacio en tu mente ahora mismo?
  • ¿Cuál es la siguiente acción y dónde podría llevarse a cabo?
  • ¿Dónde pondrías el recordatorio de esta acción?
  • ¿Cuánto tiempo te ha llevado este proceso?

Y para cerrar este post, me encantaría que compartieras tus resultados conmigo ¿cómo te ha ayudado el paso de Aclarar para obtener el control?

Comentarios

A. Simón (Quijote Libre) avatar
A. Simón (Quijote Libre)


Aclarar lo tengo claro, pero a mi se me siguen desordenando las listas con demasiada facilidad :(
Empiezo a plantearme que esto igual no es para mi, que mi vida es muy tranquila ahora.
En cualquier caso sigo con ello.

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Hola Antonio, ¿a qué te refieres con que se te desordenan las listas? Recuerda, las listas las utilizamos para organizar recordatorios.
Esto de los cinco pasos abruma al principio, pero (qué te voy a contar yo a ti), se trata de incorporar nuevos hábitos productivos en nuestro día a día ¿sabes cuál es el secreto? Practicar, practicar, practicar...

Un abrazo,
Laura.

Helga avatar
Helga


Creo que hasta que no se interioriza que "aclarar" supone reflexionar sobre el para qué de cada acción, definir el sentido para poder decidir qué hacer con él, no acabas de comprender la filosofía de esta metodología. Parece algo fácil (y cuando te inicias en gtd das por hecho que lo haces bien a la primera de cambio) pero requiere de un esfuerzo y concentración importante para lograr mantener con éxito el sistema. Genial post Laura!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Muchas gracias Helga :)
Además, «Aclarar» puede llevarte a decidir no hacer nada con ello. Puedes eliminarlo, archivarlo o, incluso, incubarlo decidiendo no decidir ahora.
La clave está en parase a pensar antes de hacer, y preguntarse el «para qué» de las cosas debería extrapolarse a todos los ámbitos de nuestra vida ¿no te parece?

Un abrazo y gracias, siempre, por compartir.
Laura.

Helga avatar
Helga


Ese "para qué" ha sido mi tabla de salvación !!!. La de cosas que aclara (nunca mejor dicho) en nuestra vida!! Un placer pasarme por aquí para leerte y compartir mis reflexiones cada semana. Otro abrazote !!!

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido