Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Más información es una ventaja, aunque insuficiente

| tiempo de lectura 4:10'
Más información es una ventaja, insuficiente

Así empezaba una de las píldoras de Seth Godin: disponer de más información es una ventaja competitiva  en términos de aprendizaje, pero no es suficiente. Mr. Godin tiene la habilidad de argumentar en muy pocas palabras lo que a la mayoría les pasa inadvertido. 

Ningún empresario, médico, músico o periodista ha dispuesto de más información en la historia de la humanidad. Es más, es imposible haber leído todos los libros, escuchado toda la música creada o haber visto todas las películas disponibles en una sola vida. Lo que nos pregunta el autor es ¿qué haces con lo que has aprendido?

Semanas después escucho las sabias palabras de otro grande, el Profesor Juan Luís Arsuaga. En plena crisis provocada por la pandemia de la Covid-19, plantea que sabremos lo que hemos aprendido de esta experiencia en los próximos presupuestos del Estado ¿cuánto se habrá invertido en ciencia y en educación? 

«Las ideas duran más cuando se procesan de manera más profunda», Adam L. Alter.

Dice Daniel Kahneman que «el pensamiento complejo requiere esfuerzo y a la hora de escoger entre dos caminos, nuestro cerebro suele elegir el más sencillo. El esfuerzo mental supone un coste y el cerebro tiende a economizarlo». Dicho en otras palabras, pensar cansa.

Y es que el aprendizaje se ha dado históricamente desde las escuelas y de dos formas. Un tipo de aprendizaje memorístico y, en menor medida, el aprendizaje por medio de la comprensión

Es por ello que sigue sin resolverse el debate eterno de cómo adaptar el sistema educativo a las necesidades de la realidad actual ¿nos enseñan a pensar o a memorizar?

Hablo en primera persona, pues puedo comparar los métodos de enseñanza de hace 30 años con los actuales. Y es que pasada la cuarentena me dio por volver a estudiar. Y algo que aprendí en esta segunda vida universitaria, es que te puedes fiar más de quien formula preguntas de quien se dedica a recitar las respuestas (de memoria).

Es algo, además, que observo desde hace un tiempo. Cuando era más joven me impresionaban las personas capaces de recordar gran cantidad de fechas y datos. Ahora escucho a esas mismas personas escupiendo esos mismos datos como si fueran wikipedias andantes sin que me aporten valor alguno. Sencillamente, tras las toneladas de información, esconden su incapacidad para argumentar absolutamente nada. Pero siguen dando el pego en algunos ámbitos.

Así pues, hoy en día, tener muy buena memoria, además de ser una falacia, no resulta tan atractivo como lo pudo ser en la época del aprendizaje memorístico. En realidad, la memoria está sobrevalorada. 

Tenemos toda la información necesaria en cualquier momento a golpe de click. Nunca antes tuvimos acceso a tanta información y de manera tan rápida; y ello no se traduce necesariamente en el aumento del pensamiento crítico.

Para generar ideas y alimentar el pensamiento crítico, lo que aporta valor es saber interpretar esa misma información. Al contrario, lo que prolifera hoy es consumir información a la misma velocidad que la olvidamos.

«Salir de la caja, mirar con perspectiva, escuchar y dejarse inspirar por los que saben», Xavier Marcet. 

Como explica José Miguel Bolívar en La [No] Formación. Creando Espacios para Aprender en Red: «En este antiguo paradigma la información se identifica frecuentemente con el conocimiento, a pesar de ser conceptos sustancialmente distintos». El propósito es entender la diferencia entre adquirir información y procesarla para que aporte valor y se convierta en una ventaja (real) competitiva.

¿Qué tiene que ver la información y el aprendizaje con GTD®?

Seguir confiando en tu memoria y utilizar tu mente como un simple depósito de información, supone no dejar espacio para la creatividad ni para el pensamiento libre. Como decía mi colega Jordi Fortuny en este imprescindible post, lo que tu mente necesita es espacio, «tranquilidad y frescura mental para poder aprovechar el verdadero potencial de nuestro cerebro».

Si aún tienes dudas, pregúntate si mejora tu capacidad de tomar decisiones, resolver problemas o analizar situaciones saberte de memoria la plantilla de la selección española del Mundial ’82.

De ahí que la metodología GTD® consista en crear una mente extendida, un sistema de recordatorios con el propósito de dejar tu mente libre para tener ideas.

«Nuestro cerebro racionaliza los pensamientos automáticos y los presenta como el fruto de un razonamiento elaborado», Daniel Kahneman.

Para tomar decisiones no es suficiente con recabar información. Es preciso tener claridad de ideas. Todo en GTD® tiene un «porqué» y un «para qué». Por ello es tan importante dejar enfriar el pensamiento, procesar la información suministrada, analizarla y, entonces, interpretarla

De este modo reducimos los sesgos y las generalidades. Además, evitamos las improductivas decisiones en caliente y minimizamos errores mientras ganamos en claridad. 

Como dice D. Kahneman, «Nada es tan grave como parece cuando lo piensas», refiriéndose a la importancia de tomar distancia y perspectiva para no perder la objetividad. Algo que los usuarios de GTD® traducimos con los pasos de «Capturar» y después «Aclarar». 

La intención de este post es entender que el aprendizaje dura toda la vida y que la acumulación de información no es sinónimo de conocimiento. De hecho es un peligroso velo que nos puede llevar —y de hecho nos lleva— al autoengaño. 

Incluso nosotros, los nodos que integramos la Red OPTIMA LAB, así lo decimos a nuestros alumnos nada más presentarnos en nuestros cursos formación GTD® oficial: el camino de la efectividad como competencia es un camino que dura toda la vida. Todos los días aprendemos algo nuevo. Con humildad.

Aprender es una actitud ante la vida, por lo tanto, lo que debes plantearte es tu compromiso con el aprendizaje. No te fíes de nadie que no sienta curiosidad ni se cuestione el entorno que le rodea.

Y recuerda que seguir consumiendo información sin un fin, no parece en absoluto una buena práctica efectiva del aprendizaje.

Post relacionados

Comentarios

Helga avatar
Helga


Ya sabemos que nuestro cerebro es un "ahorrador de energía", así que tenderá a seleccionar toda aquella opción que supongo minimizar esfuerzo, es decir, no pensar ni reflexionar sino memorizar. ¿Qué nos aporta aspirar a ser un "Funes el memorioso"?. Con los años hemos aprendido (quién tenga la actitud, claro) que tener opinión crítica nos facilita una visión global de la circunstancias que nos rodea, es decir, buscamos información para conocer, reflexionar, comprender y comparar. Es una especie de trabajo mental para preparar a nuestro cerebro a salir de esa zona de confort en la que se instala (memorizar) y llevarlo a la construcción de nuevas ideas, a la creatividad, a la reflexión.
Y que mejor forma que adiestrarlo con esta metodología: "De ahí que la metodología GTD® consista en crear una mente extendida, un sistema de recordatorios con el propósito de dejar tu mente libre para tener ideas." Puedo asegurarte, que desde que estoy aplicando gtd (con sentido) en mi vida, siento que poco a poco mi creatividad va fluyendo, más y mejor, al haber logrado dejar ese espacio mental necesario. Un gran logro para mi!!
Gran post Laura !!! Me encantó!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


¡Enhorabuena Helga!
Me alegra mucho saber que ya disfrutas de las mieles de GTD®.
Mi experiencia, en relación a lo que comentas sobre la creatividad, fue también reveladora. Siempre pensé que carecía de creatividad, hasta que con GTD® descubrí que lo que no tenía era espacio.
Muchas gracias por compartir y por seguir en tu camino del aprendizaje.

Que tengas una semana llena de efectividad ;)
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido