Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Cómo ganar claridad para priorizar mejor: perspectiva

| tiempo de lectura 4:18'
Cómo ganar claridad para priorizar mejor: perspectiva

¿Qué horizonte te mantiene en control y con enfoque? ¿Cómo puedes ganar claridad para priorizar mejor? Con la perspectiva. Así empezó el curso piloto de Nivel 2 «GTD® Projects & Priorities» de la David Allen Academy los pasados días 2, 3 y 4 de septiembre de 2020. Sí, has leído bien, ¡por fin la nueva versión de Nivel 2 de GTD®! 

Si en el Nivel 1 de GTD® trabajamos fundamentalmente el control para ganar estabilidad en el día a día con nuestro calendarios, listas de siguientes acciones y proyectos, este nivel te enseña a levantar la vista un poquito más allá.  Una vez tienes el control, vas a por la perspectiva. El objetivo, ganar claridad para priorizar mejor en cada momento.

Dicho esto, confieso que lo tomé con ganas pues, además de conocer la versión nueva, me iba a servir para revisar todo mi sistema (seguimos aprendiendo buenas prácticas todos los días).

Y como empezaba este post, me quedé con la pregunta inicial «What horizon is keeping me in control and focus?». Una manera de ayudarte a responder esta pregunta es imaginarte cuál es la foto panorámica y actual de tu vida.

Si utilizas desde hace un tiempo la metodología GTD® y/o has hecho la formación oficial «GTD® Fundamentals & Implementation Lab», sabrás que estás en el buen camino del nivel superior cuando delante de un problema ves (y lo transformas) en un proyecto.

«There are no problems; only projects», David Allen.

¿Por qué te estoy contando esto? Porque, en este año tan extraño que estamos viviendo, confieso no haberme dedicado mucho tiempo a mí misma. Me ha faltado espacio y claridad mental para poder trabajar la perspectiva con resultados satisfactorios, como explica en su maravilloso post mi compañero y amigo Sergio Pantiga. Y la perspectiva sin control de poco sirve.

Dicho en otras palabras, sólo cuando surfeas con control en tu día a día puedes levantar la vista y preguntarte muchas cosas.

Es lo que llamamos nuestras áreas de responsabilidad, vinculadas a tus acciones y proyectos. Y como últimamente no las había revisado regularmente, aproveché la parte práctica del curso para preguntarme cosas como «¿hay algún área de mi vida que me preocupe?», «¿hay algo que me esté robando la atención o el sueño»?, «¿está mi vida equilibrada?».

Y es que la vida— como muestra este año 2020— cambia constantemente. Por esta razón, un buen ejercicio es tratar de conducir tu pensamiento a este nivel superior y seguir avanzando. Ya tienes el «cómo» —control—, ahora se trata de preguntarte el «para qué» —perspectiva— de las cosas.

Y no hay respuestas correctas o incorrectas, sólo respuestas honestas. Dice David Allen que debes aceptar tu realidad, la realidad actual, no preocuparte o quejarte por ella. Pregúntate cómo podrías mejorar tú o qué podrías hacer para mejorar las cosas

En mi caso, surgió un tema que me venía preocupando hacía un tiempo. Algo que suponía un obstáculo en mi efectividad y me estaba consumiendo anímicamente. 

Otra confesión que hago hoy: no soy muy hábil tecnológicamente hablando. He venido utilizando la tecnología como una herramienta para «salir del paso» y para no quedarme descolgada de la actualidad. Sentía que me defendía y que, con eso, era más que suficiente. Además, me considero una romántica y, en el fondo, estaba boicoteando mi propia digitalización por miedo a deshumanizarme.

«La mayoría de los expertos coinciden en que los principales desafíos en los procesos de digitalización y transformación digital no son de carácter tecnológico, sino humano»,  José Miguel Bolívar.

Sin embargo, mi nuevo rol profesional me obliga a utilizar la tecnología como herramienta constante para ser más «eficiente, rápida y rentable». Puedes leer más sobre este tema en Peopleware: el gran obstáculo para la digitalización. Si trabajas con el autor de este post, te aseguro que no tienes escapatoria.

Así que, volviendo al curso «GTD® Projects & Priorities», aproveché la tanda de ejercicios para incluir en mis áreas de responsabilidad «Digital skills». Pero ¿por dónde empezar? 

Primero, definiendo el proyecto, el resultado deseado que quieres conseguir en el plazo máximo de un año. Lo que ocurre es que no siempre es evidente lo que quieres conseguir o qué tienes que hacer para avanzar. Así que lo que toca es aplicar a tu proyecto una buena Planificación Natural de Proyectos.

Te invito a que pruebes a hacer este sencillo ejercicio:

  • Propósito ¿para qué lo quieres?
  • Resultado deseado ¿cómo te ves una vez hayas conseguido tu propósito?
  • Lluvia de ideas, captura absolutamente todo lo que se te ocurra por absurdo que te parezca.
  • Organiza tus ideas, aterrízalas ¿por cuál puedes empezar? ¿cuál es la más realista en este momento? 
  • Decide cuál va a ser tu siguiente acción ¿qué puedes hacer ahora para avanzar?

«En cada decisión que tomas sobre cómo hacer algo, están presentes tus principios», Sergio Pantiga.

Y así es como empecé a trabajar hace unas semanas en una nueva área de responsabilidad que jamás me llamó la atención: mis habilidades digitales y tecnológicas. Preguntarme el «para qué» me ha llevado —entre otras muchas cosas— a entender que este camino es hacia donde va, sí o sí, la realidad en la que me muevo.

Y ya voy por la tercera confesión: he arrancado con este post después de una jornada laboral de picar muchas horas sobre el teclado. Por primera vez en meses, me he dicho «esto fluye».

Han sido meses durísimos, lo conté hace unas semanas en el post de la XVI Jornadas OPTIMA LAB. A todo mi desbarajuste emocional se sumó un nuevo rol en la Red que me exige digitalización. Así que ha sido para mí como nadar contracorriente.

En sólo dos semanas he conseguido avanzar en aquello que me preocupaba. Sólo era una cuestión de espacio y claridad mental.

Por eso hoy, que todo fluye, te lo quería contar. ¿Algo te preocupa o te quita el sueño? Ocúpate de ello. El resultado, una experiencia productiva como la copa de un pino.

Comentarios

Helga avatar
Helga


Confesiones muy inspiradoras, Laura! No hay nada como un buen “¿para qué?” a tiempo para lograr enfocarte en el camino a seguir y saber hacia dónde se quiere llegar 🤩 Un abrazo!!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Gracias Helga, ya sabes eso de «que los árboles no te impidan ver el bosque».
Un abrazo (aunque sea virtual).
Laura.

Fernando Rius avatar
Fernando Rius


Hola .excelente post. En la lista o listas de proyectos es correcto agruparlos por area de responsabilidad ? Gracias.saludos.

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Hola Fernando, ante todo, muchas gracias.
Respondiendo a tu pregunta, relacionar los proyectos con tus áreas de responsabilidad puede ser de ayuda para detectar posibles desequilibrios cuando realizas una revisión «de más altura».
Sin embargo, todo lo que sea meter ruido a tu sistema es sobrecomplicarlo. Lo importante es realizar regularmente las revisiones y no confundir relacionar proyectos/áreas de responsabilidad con agruparlos.
Un saludo.
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido