Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Las vacaciones también son para capturar

| tiempo de lectura 3:21'
La vacaciones también son para capturar

Hoy quiero compartir contigo una experiencia que se viene sucediendo desde que utilizo GTD® y cómo el hábito de capturar es el auténtico protagonista de las vacaciones.

Y te lo voy a explicar a partir de la sabia frase de Samuel Johnson que aparece en el primer capítulo del libro de David Allen Ready for anything: «All intellectual improvement arises from leisure».

Así es ¿no te ocurre a ti también? Las vacaciones, el tiempo libre o la tranquilidad de una tarde de verano —o de un apacible invierno si me lees desde el hemisferio sur— proporcionan el surgimiento de mejoras sustanciales en nuestras vidas.

Eres consciente de que en el día a día podrías hacer las cosas mucho mejor y que podrías prestar mayor atención a los detalles, pero no te da la vida. Mil cosas rondan por tu cabeza, aunque no sepas qué son exactamente, esperando a aparecer en cualquier momento. 

Como dice David Allen, «They will show up. Trust me». Incluso, con su particular sentido del humor, añade «recuerda el día que te dije que algo que no podías prever estaba viniendo y que podría afectarte de manera significativa».

Aprovecha las vacaciones para pensar

Y es que las vacaciones son un momento perfecto para pensar (o repensar) sobre todos tus compromisos y ganar claridad sobre tus asuntos.

Este año 2020 que aún no ha terminado está siendo extraño, incierto y puede que hasta desmotivador en algunos momentos. Hay quien, con más o menos fortuna, podrá salvarlo y habrá quien esté pagando los platos rotos de una situación que nadie había previsto.

Por ello, y hablo por experiencia propia, estos días de descanso pueden ser de tremenda ayuda para despejar tu mente, cerrar tus asuntos pendientes y renegociar tus compromisos, tanto contigo como con los demás.

Porque, muy probablemente, en tu mundo hayan cambiado muchas cosas. Otras habrán resultado de manera muy diferente a como las habías planeado.

Del mismo modo que cuando te vas de vacaciones aprovechas para dejar tu mesa despejada y la bandeja de entrada de email vacía ¿por qué no vaciar también tu mente?

Ventajas de capturar

→ Capturar permite enfriar el pensamiento.

→ Capturar no te compromete a nada.

→ Capturar permite vaciar tu mente.

Si es algo que ya haces habitualmente, es posible que te preguntes qué cambia en estos momentos de descanso.

No sé tú, pero cuando estoy en mi momento de ocio aparece todo aquello que durante el día a día no presto atención. Como escribe David Allen, esas cosas destinadas a aparecer en cualquier momento.

O como explica José Miguel Bolívar en su post «GTD: buenas prácticas para capturar», cuando no capturas no se olvidan las cosas realmente. Lo que ocurre es que «queda “perdido” en tu mente, reapareciendo en los momentos más inoportunos y erosionando tu capacidad para mantener el enfoque máximo».

Herramientas de captura

Si tienes o has tenido la fortuna de disfrutar de unos días de vacaciones, sea donde sea, aprovecha para capturar todas aquellas cosas que llaman tu atención. E igual de importante, ten siempre a mano una herramienta de captura.

No importa si estás pasando unos días en la playa o en la montaña ¿qué herramienta de captura tienes a mano para capturar todo lo que llama tu atención?

En mi caso, siempre viajo con, al menos, una de estas dos herramientas que nunca fallan:

  • Braintoss para enviarme fotos, notas de texto y notas de voz que acaban en mi bandeja de correo electrónico (vale, es un tres en uno);
  • Libreta, ya sea para capturar en el avión o tomando el sol en la playa.

Qué ocurre cuándo regresas con tus capturas

La cantidad de cosas que capturo durante mis días de descanso es tan asombrosa como creativa. De hecho, uno de los momentos más agradables al regresar a casa es ponerme a aclarar mis capturas

Con algunas me entra la risa porque me sorprendo de las cosas que han llegado a surgir. Algunas las elimino, pues tomo conciencia de que ha sido una mera ocurrencia en un momento de euforia. Y es que capturar no te compromete a nada. Otras capturas las incubo, ya llegará un momento para convertirlas en algo tangible. Muchas otras toman forma, ya sea como siguientes acciones como en proyectos.

Como dice David Allen en una de mis frases favoritas, «Creativity shows up when there’s space». Y en estos momentos que vivimos, afrontar el último trimestre del año con la mente despejada es, sin duda, una buena práctica en términos de salud mental y de efectividad.

Me encantaría que compartieras tu experiencia. Que me cuentes cómo capturas durante tus vacaciones. Y si, como yo, vacías tu cabeza y notas un cambio significativo respecto a la vorágine del día a día.

Comentarios

Helga avatar
Helga


Confieso que durante mis vacaciones no he capturado con el rigor que lo hacía en meses anteriores 🙈. No sé si la desconexión del momento o el modo “relax on” hacen que una sea más flexible.
Eso sí, una vez de vuelta al lío, el barrido mental no ha faltado! 😎. Saludos Laura!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Ese Barrido Mental para volver a subirte a la tabla no falla ;)
Si no lo has capturado en el momento, el barrido te permite darle una segunda oportunidad a aquellas cosas que en su momento llamaron tu atención. Si no vuelven, es porque no tenían que estar en tu sistema.
Cuando capturar lo conviertas en hábito, ¡verás cuánto capturas en tus próximas vacaciones!
Feliz regreso Helga.
Un abrazo.
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido