Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Cómo las creencias limitantes minan tu efectividad (I)

| tiempo de lectura 3:39'
Cómo minan tu efectividad las creencias limitantes

Tus creencias limitantes minan tu efectividad hasta límites que desconoces. En este post quiero explicarte cómo la forma de percibir la realidad y el sistema de creencias que acumulamos desde la infancia tienen un impacto en nuestro día a día y una relación directa con nuestra efectividad.

Para empezar, debes saber que cerebro y mente no son lo mismo. La mente se forma a lo largo de la vida. El cerebro absorbe —y se programa— con toda la información que adquiere entre los cero y los seis años con todo lo que lo rodea, sin ningún tipo de juicio.

Cada persona desarrolla y aplica, a lo largo de su vida, una serie de filtros como los valores, creencias, cultura, educación y experiencias. Los diversos estímulos llegan desde el exterior a nuestro cerebro a través de los sentidos conformando la manera en que cada persona percibe la (su) realidad y desarrolla su personalidad. Seguro que has oído hablar de que «el mapa no es el territorio».

 «Rendimos al nivel de nuestras creencias, en lugar de rendir al nivel de nuestras capacidades», Mario Alonso Puig.

Una creencia se define como una idea que se ha creado en algún momento asociada a una emoción y a una experiencia. ¿Te han dicho alguna vez, en tu infancia, «tú no vales para esto»? Claro que cuando tienes unos pocos años de edad eres incapaz de replicar «¿quién lo dice?¿qué lo demuestra?».

En la edad adulta seguimos creando creencias, algunas de ellas tan limitantes que afectan a nuestra efectividad y nos impiden ver dónde está el valor de nuestras decisiones.

Mario Alonso Puig lo explica desde el punto de vista evolutivo. Cuando nos enfrentamos a una situación de cambio, entra en acción el Sistema 1 de pensamiento, el responsable de nuestra supervivencia. Por lo tanto, nos bloqueamos en lugar de dejar al Sistema 2 pensar, dar rienda suelta a la creatividad o tomar decisiones. 

Las creencias limitantes nos invitan a buscar problemas en lugar de alternativas, a bloquearnos en lugar de pensar con claridad y perspectiva. Desvía toda nuestra atención. Como explica Mario Alonso Puig, «nos sentimos paralizados porque nuestra mente se ha entrenado en la limitación y no en la abundancia».

Explicado el contexto de qué son y cómo actúan las creencias limitantes, es fácil explicar el peligro que representan para la efectividad y para la implementación de GTD®.

Veamos sólo algunos ejemplos:

Otra metodología más

Quizás la primera creencia limitante es creer que sabes más de lo que realmente sabes. Esta falsa creencia lo que esconde en realidad es un cúmulo de decepciones y frustraciones con cursos tipo «Gestión del Tiempo» que prometen hacerte una persona altamente efectiva. O creer que la matriz de Eisenhower sigue siendo lo más. Lo «urgente» y lo «importante» son otra cosa.

Es imposible implementar GTD®

El cambio provoca respuestas desproporcionadas, e incluso bloqueo, cuando no hay compromiso para probar cosas diferentes. ¿Cuántas veces te has dicho «esto es muy difícil»?

Realmente, GTD® es una metodología tan sumamente sencilla que resulta más fácil de aprender en la infancia o en la adolescencia que en la edad adulta. Esto es porque en nuestros primeros años de vida aprendemos sin emitir juicios de valor.

En la edad adulta, antes de aprender hay que desaprender. El miedo a lo desconocido provoca rechazo y la creencia de que todo es complejo. ¿Qué demuestra que sea una metodología difícil de implementar? ¿Qué hecho lo refuta? 

La búsqueda de la herramienta perfecta

Olvídate de ella, porque no existe. Lo que es fundamental es comprender las bases de la metodología —los cinco pasos—, tener un compromiso firme con el cambio y practicar. 

No hay más secreto. Si crees que la «herramienta maravilla» te va a hacer entender cómo funciona GTD®, lamento decirte que auguro un fracaso estrepitoso además de una oportunidad perdida para empezar a ser una persona efectiva.

Es imposible dejar la bandeja de entrada a cero

¿Quién lo dice? ¿En qué te basas para hacer tal afirmación? ¿Conoces a alguien que deje la bandeja a cero todos los días?

Así actúan las creencias limitantes. Las personas resistentes al cambio no creen que sea posible vaciar la bandeja del correo electrónico todos los días a pesar de que millones de personas usuarias de GTD® en todo el mundo puedan demostrarlo. ¿Te enseño la mía? 😉

La Revisión Semanal es una lata

Una de las creencias limitantes que me esfuerzo en desmitificar a las personas que asisten a los módulos «GTD® Weekly Review Lab» es que hacer la Revisión Semanal es muy complejo.

A pesar de ser el talón de Aquiles del 90% de las personas que se inician en la metodología, todavía no me he topado con nadie que, después de una Revisión Semanal guiada paso a paso, me diga que le ha resultado difícil.

Lo que ocurre son, fundamentalmente, dos cosas: da pereza porque requiere del Sistema 2 de pensamiento, y es engorroso cuando no sabes cómo hacer una buena revisión de tu sistema.

Por supuesto, hay otras muchas creencias limitantes que frenan en seco tu efectividad ¿compartes alguna?

La semana que viene, más.

Post relacionados

Comentarios

Julio Bleda avatar
Julio Bleda


Yo sé al menos de otras dos:
- tengo demasiado trabajo como para ponerme ahora con una metodología nueva. Parar y reflexionar no siempre se ve como algo que va a mejorar tu productividad, aunque es fundamental y cuanto más trabajo o desbordado vayas, mejor.
- mi trabajo es distinto, recibo cientos de email al día que me obligan a actuar. Igual que en el anterior, entender cómo gestionar este trabajo que te llega sin tenerlo previsto es más sencillo sabiendo cuáles son tus compromisos para poder decidir si actúas o dejas que pase por delante algo más prioritario y quizás se resuelva solo.

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Hola Julio, pues ya tenemos material para la segunda parte ;)
Dos buenos ejemplos de cómo nuestras (falsas) creencias afectan a nuestra efectividad
Muchas gracias por compartir.
Laura.

Helga avatar
Helga


Pues a mí se me ocurre esta:
- "No tengo vida laboral por lo que no me servirá de nada GTD. Mi vida es tan simple que ya me apaño con mi lista full de cosas que hacer durante el día". → Creo que GTD aporta esa parte de creatividad para encontrar nuevas motivaciones que muchas veces se nos pasa inadvertida en nuestra vida diaria. ¡La vida es cómo uno quiere que sea! y no importa si trabajas en una oficina o te dedicas exclusivamente a la maternidad. Hay mil cosas que están ahí esperando y que, con esta metodología, aprendes a sacarlas a la luz.
Pd: creo que me acabo de inspirar para mi próximo post 😉
Continuem getedeando !! Un abrazo!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Hola Helga ¡qué gran tema el que planteas!
Sólo tenemos un cerebro, pero nos seguimos empeñando en separar nuestros asuntos personales de los profesionales ¡gracias por sacar el tema e inspirarme tú también!
Un abrazo.
Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2020 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido