Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Cuando tu felicidad está en conseguir resultados significativos

| tiempo de lectura 3:17'
Cuando la felicidad está en conseguir resultados

Tu felicidad está muy relacionada con conseguir resultados significativos para ti. De ahí que las personas efectivas seamos personas más felices, ya que nuestros hábitos nos ayudan a alcanzar esos resultados que son significativos.

Y esta semana ha sido, para mí, una semana de felicidad plena, pues he logrado tachar de mi lista de proyectos tres resultados que significan mucho para mí.

En concreto, he tachado un proyecto personal y dos profesionales que llevaban en mi sistema más de lo que habría deseado. Y no es que los hubiera procrastinado (bueno, un poquito sí), sino que eran ese tipo de proyectos que por «culpa» de la pandemia y la situación que la mayoría estamos viviendo, me estaba costando horrores que avanzaran.

No hace falta entrar en detalles para entender que, en su día, eran perfectamente alcanzables en el plazo de un año pero ¡ay COVID-19, cómo te he utilizado para ponerte de excusa! Claro que, en algunas revisiones semanales de mi sistema, he llegado a preguntarme «¿haces realmente algo para que tus proyectos avancen o estás procrastinando?».

Sabes que siempre soy honesta pues me gusta creer que practico el pensamiento crítico. Más de una vez me he «columpiado» con la excusa del virus.

Podría haber realizado esa llamada que tanta pereza me daba, podría haber hecho algo más respecto a ese otro proyecto, podría haber llegado antes al resultado, no lo niego. Siempre digo que GTD® es la leche, pero los milagros no los hacen ni los Santos. Lo que da pereza da pereza, y punto.

Sin embargo, GTD® —y la Revisión Semanal que nunca me salto— es el espejo de mi propia conciencia: «vamos Laura, ¿qué estás haciendo (de verdad) para que tus proyectos avancen?». Los resultados que obtenemos son el resultado de las decisiones que tomamos. Y, para qué negarlo, alguna semana ha sido como si hubiera puesto el cartel «cupo de toma de decisiones semanales completo».

Como ya sabes a estas alturas, vencer la pereza y/o la procrastinación está en tu círculo de influencia. Es cierto que la pandemia ha desmoronado tus rutinas y las de tus clientes. Qué decir del funcionamiento de la administración pública y hasta de tu estado de ánimo. 

Pero lo que depende de ti es cosa tuya. Si te escondes detrás de la excusa de la situación que nos ha tocado vivir en estos tiempos de incertidumbre, ahí te quedas. Nadie va a venir a salvarte ni a hacer el trabajo por ti. 

Esa llamada la tienes que hacer tú si quieres conseguir lo que te habías propuesto. Esa siguiente acción la pusiste tú en tu sistema, tú te comprometiste con tu proyecto y definiste —con el Sistema 2— lo que tenías, querías o necesitabas hacer para llegar a la meta

Así que déjate de excusas y pasa a la acción para conseguir lo que te habías propuesto, que el trabajo más duro —pensar y decidir— ya lo has hecho. Al menos eso me dije hace unas semanas. 

Y todo porque, revisión tras revisión, ya me picaba en mi orgullo y en mi conciencia seguir viendo esos proyectos ahí una y otra vez. «Vale, que la COVID-19 no me lo pone fácil, pero piensa el gusto que te va a dar tachar esos proyectos que tanto significan para ti», me decía. Pensar en la recompensa o en el valor que te va a aportar conseguir cosas ¡funciona!

A veces no es tan fácil saber qué te impulsa un día a tomar carrerilla y ponerte a ejecutar en plan robot: «Elijo, ejecuto, tacho. Elijo, ejecuto, tacho». Tomas velocidad crucero, todo fluye y, casi sin darte cuenta, voilà! Ahí lo tienes, has dejado tu sistema tiritando, más flaco que yo después de un mes sin probar carbohidratos.

Dicen que, a veces, los árboles no te dejan ver el bosque. Y puede que así sea. Este último año nos ha sacudido de tal forma que hemos perdido el equilibrio. Pero también creo que ha pasado el tiempo prudencial para dejar de lamentarse y para que nos hayamos adaptado a esta forma de estar, de hacer, de comunicarnos. 

Personalmente, he llegado a ese punto. Déjate de excusas. Pregúntate ¿qué puedes hacer para que tus proyectos avancen? Dale. La recompensa es la felicidad más absoluta cuando tachas, cuando consigues resultados significativos para ti. 

Además, no es una felicidad efímera. Al menos en mi caso, creo que me va a durar semanas, si no todo el año. Porque el impacto en mi vida, en mi satisfacción personal y en mi trabajo (entre otras cosas) es tan grande, que el efecto se mantiene en el tiempo ¿no te ocurre a ti lo mismo?

Comentarios

Helga avatar
Helga


La verdad es que tu publicación ha coincidido con algo que estaba escribiendo para publicar en mis rrss, la autorresponsabilidad. Y es que nos ponemos las excusas más "convincentes" para procrastinar todo aquello que nos da pereza sin pensar que es exclusivamente nuestra responsabilidad (con nuestras acciones), la encargada de lograr los objetivos que nos hemos marcado. ¡Cómo me he identificado en lo de los proyectos que llevan ahí "criando polvo" revisión tras revisión!. Y reflexionar sobre la causa de que sigan ahí sin avanzar es, también, responsabilidad de uno mismo. Así que fuera excusas y a darle!!! Me encantó tu post, Laura !! Saludossss

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Por eso mi paso favorito de GTD® es la Revisión Semanal, sin ese momento de reflexión y revisión de mi compromiso con mis proyectos ¡cómo avanzar!
Muchas gracias Helga.
Un abrazo. Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido