Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

Incubar y las listas «Algún día/Tal vez»: tándem creativo

| tiempo de lectura 3:55'
Incubar y las listas Algún día Tal vez Tándem creativo

La semana pasada te conté que para que la creatividad surja, GTD® te propone desarrollar el hábito de la captura para vaciar tu mente. Y esto es así porque para que fluya, necesitas espacio mental, que esté libre de ruido.

Mi propuesta de hoy es explicarte una de las herramientas que GTD® te proporciona para ayudarte a que surja la creatividad. El hábito Incubar —un concepto nuevo si es la primera vez que te acercas a la metodología— y las listas «Algún día/Tal vez».

Incubar, en GTD®, es posponer la decisión. Decides no decidir. Es decir, al aclarar tu captura «chino mandarín», decides que ahora no es accionable porque quizás no dispongas de los recursos, la motivación o el ancho de banda para ponerte a estudiar chino mandarín.

No lo quieres eliminar, porque viajaste a China recientemente y te enamoraste del sonido, de su escritura y crees que hoy por hoy es un activo saber chino mandarín. Por otro lado, ahora no es un buen momento para ponerte a estudiar «chino mandarín». Así que decides posponer la decisión de hacer (o no) algo con ello en el futuro. 

La decisión que tomas es reevaluarlo más adelante y, si te sigue pareciendo una buena idea, es posible que te decidas a aprender chino mandarín. Lo incubas.

Ahora que ya sabes en qué consiste Incubar, la pregunta que te surge es «¿Dónde lo pongo?». No sé tú, pero yo llegué a tener una colección de libretas que nunca jamás volvía a abrir llenas de ideas y buenos propósitos.

Una cosa es capturar y otra cosa es incubar. Así que GTD® te propone organizar todas esas ideas en tu sistema: en alguna de tus listas «Algún día/Tal vez».

«You’ll probably discover that simply having the list and starting to fill it out will cause you to come up with all kinds of creative ideas». David Allen.

A estas alturas no me da vergüenza reconocer que, en una cena con José Miguel Bolívar y Paz Garde —perdonad mi ignorancia, ha pasado ya un tiempo considerable— me atreví a decir que no utilizaba esta lista porque me sugería «Tal vez/Nunca lo vas a hacer». En mi primer contacto con GTD®, me parecía la lista ideal para procrastinar.

Con los años me he dado cuenta de mi estupidez y de que son muchas las personas que tienen el mismo sentimiento que tuve yo al acercarse a la metodología. Tratamos de adaptar lo que ya hacemos a GTD® en lugar de implementar bien GTD® desde el principio. Y claro, los atajos se convierten en obstáculos. ¡Cuántas ideas se han perdido en otras tantas libretas!

De hecho, el mundo se divide entre quienes sienten verdadera devoción por las listas «Algún día/Tal vez» y quienes hemos renegado de ellas en alguna ocasión. Qué peligrosa es la ignorancia.

Ahora sé que incubar y tener listas «Algún día/Tal vez» es la mejor opción creativa con la que me he topado jamás. Es ese lugar que alimentas con todas las ideas que te surgen. Ideas que ahora no requieren acción, pero que «Algún día/Tal vez» puede que decidas hacer algo con ellas. O, simplemente, proyectos por los que aún no sabes por dónde empezar.

Dice David Allen que las listas «Algún día/Tal vez» pueden ser una válvula de escape para dar rienda suelta a tu creatividad y una alternativa a desechar ideas que pueden ser de gran utilidad en el futuro.

«The someday maybe list is a kind of a big sleeper in the system», GTD Times.

Hasta que no lo entendí, no empecé a incubar. Y cuando empecé a incubar, ya no pude (ni quise) parar. Por supuesto, ahora soy fiel devota de las listas «Algún día/Tal vez».

Incubar me permite tener todas esas ideas en mi sistema, darle una vuelta a las listas que tenga sentido revisar (como la lista «Esta Semana No») —al menos una vez por semana— y conseguir que arranquen en algún momento después de una buena Revisión Semanal.

Con más información y con mayor perspectiva, algunas salen sin problema de mi sistema («Era una idea ridícula estudiar chino mandarín si apenas me apaño con el inglés»). Otras, salen de la incubadora para convertirse en proyectos, en siguientes acciones, nuevas estrategias o soluciones («voy a pasarme por la academia de chino mandarín para preguntar horarios y precios»).

Gracias a incubar, nunca me quedo con el «síndrome de la página en blanco» a la hora de escribir en este blog. Nunca me quedo sin ideas de qué hacer el fin de semana. Nunca me quedo sin un buen libro que leer o una película que ver. Mis listas «Algún día/Tal vez» están repletas de posibilidades.

En el pasado, antes de mi vida con GTD®, abandonaba muchas ideas. No les daba la oportunidad de demostrarme que estaba equivocada. Dejaba pasar el tren. Con GTD®, ideas a priori muy locas, demasiado abstractas o ambiciosas tienen opciones de materializarse. 

«Review Someday/Maybe List for any projects that may now have become active, and transfer to projects list. Delete items no longer of interest». David Allen.

A eso se le llama aplicar la creatividad. Y lo decía la semana pasada, siempre había pensado que no era una persona creativa porque no se me ocurrían cosas, y eso me frustraba bastante.

Y es que «GTD® no va de volverte una persona más creativa. Va de implementar sistemas para que surja la creatividad». ¿Has notado la diferencia?

Post relacionados

Comentarios

Fernando Rius avatar
Fernando Rius


Hola Laura. A que elementos se refiere Allen cuando dice Delta items? Muchas gracias.saludos!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


Hola Fernando,
Gracias por la observación, ha sido un error de «tecleado». La frase correcta es «Delete items no longer of interest» ¡ya está corregido! ;)
Un saludo.
Laura.

Fernando Rius avatar
Fernando Rius


Muchas gracias!! Saludos.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido