Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

GTD, un sistema profesional y ¿también personal?

| tiempo de lectura 4:35'
GTD, un sistema profesional y también personal

La pregunta del título de este post de hoy, «GTD, un sistema profesional y ¿también personal?» tiene su origen en algo que vengo observando desde que imparto formación GTD® oficial.

No digo que sean mayoría, ni mucho menos, pero he encontrado los casos suficientes como para que me llamara la atención y me inspirara para escribir este post

Me refiero a las personas que confiesan que ven en GTD una metodología potente para gestionar su vida profesional. «Esto me va a venir muy bien en el trabajo», me dicen cuando hablamos del uso que le damos al calendario, de lo prácticas que son las @Agendas o el poder de la lista @A la espera.

«Para mi vida personal no lo necesito». He observado alguna reticencia a integrar la vida personal dentro del sistema GTD. Ya no hablo de quienes se horrorizan al mezclar recordatorios personales y profesionales dentro de un mismo contexto. Ni de cuando digo que GTD también existe en vacaciones o que hago mi Revisión Semanal todos los domingos sin falta. «¿Ver temas profesionales durante el fin de semana? Ni hablar». Pero este tema da para otro post. 

Lo que hoy pretendo es reflexionar sobre por qué GTD es un sistema tan válido para gestionar los recordatorios profesionales como personales.

Si has leído o escuchado a David Allen, sabrás que se refiere sistemáticamente a GTD como «an integrated total life-management system». Lo que nos dice es que vas a querer experimentar una sensación de control de todos los aspectos de tu vida, bajo cualquier circunstancia o ante cualquier cambio en tu vida.

Para mí siempre tuvo mucho sentido, y me lo recordó el último post de Jordi Fortuny sobre la utilidad práctica de los horizontes superiores. Mi vida personal es igual de importante —o más— que mi vida profesional. Y, en lugar de teorizar, quiero mostrarte ejemplos prácticos y reales, como hace David Allen en su libro Organízate con eficacia.

Ciertamente, no quieres llegar a una reunión sin haberla preparado antes, ni querrás olvidarte de una cita con un cliente. Organizas los recordatorios del plano profesional en su categoría organizativa correspondiente, para verlos cuando tenga sentido verlos (y no en otro momento). 

Sin embargo, a la hora de Ejecutar, para algunas personas supone un trastorno ver en su lista @Llamadas «Llamar a Gloria de administración para pedirle los datos de la factura del curso del día 11 de junio» y «Llamar al dentista para pedir la cita de la limpieza bucal anual». 

En realidad, nada te impide hacer la segunda llamada desde la oficina o desde tu casa en tu «jornada laboral». Sólo tienes un cerebro, pero prefieres no mezclar lo laboral con lo personal. ¿Es más importante una cosa que otra? Si está en tu sistema es por algo 😉

La reflexión que te invito a hacer es, si todo lo relativo a tu plano profesional te parece importante y necesario tenerlo reflejado en tu sistema GTD ¿Por qué no incluir los aspectos de tu vida personal que significan algo para ti? ¿Por qué lo gestionas de manera diferente?

Volviendo a los ejemplos, yo no quiero que se me pase ni un detalle del viaje que haré con mi pareja este verano. Es mi proyecto «Hemos disfrutado de nuestras vacaciones en Alaska», y como yo soy quien organiza los viajes en casa, ¡cómo hacerlo sin GTD! Desde qué ruta haremos, buscar, elegir y tener confirmadas las reservas de los alojamientos, qué no nos podemos perder, recomendaciones de quienes ya han viajado por el país, leer sobre la gastronomía, cómo y dónde ver auroras boreales, dónde tenemos más probabilidades de ver osos, etc.

Pero también es importante mi salud ¡cómo no! Fue un proyecto vacunarme en esta pandemia, pues hubo algunos trámites nuevos para mí en este país donde la sanidad es tan diferente a lo que conozco. Conseguir establecer un nuevo cuadro médico tras mi enésima mudanza o lograr entender cómo funciona mi seguro médico en Estados Unidos está siendo una odisea ¡pero he hecho grandes avances! 

Por no hablar de cómo GTD me ha permitido llevar un control (ahora sí) de todas las revisiones periódicas ¡ya no me salto ni una! Y hablo de mis citas con mi hematóloga, la rehabilitación tras mi reciente accidente doméstico, el dentista, la ginecóloga, ¿sigo?

Y qué decir de los trámites burocráticos que tanto detesto ¡gracias a GTD he conseguido cosas que jamás creerías!  También fue un salvavidas tener mi sistema GTD integrado para gestionar mi última mudanza. 

Por poner un último ejemplo, quienes me conocen saben que me considero una persona hedonista. No dejo de capturar un libro que me recomienda alguien con criterio, ni una película o serie para ver un domingo por la tarde. Mis incubadoras están repletas de restaurantes que algún día me gustaría probar, o lugares que me gustaría conocer. Por supuesto, no falta la lista @Next time in Spain 😉

Atender todos los aspectos de mi vida personal es, como te decía, igual o más importante que mi vida profesional. Mi salud, a qué dedico mi tiempo libre, mis relaciones con los demás o mis inquietudes no son menos importantes que mis compañeros de la Red OPTIMA LAB (sin acritud), ni menos importantes que nuestros clientes o las formaciones que entrego.

Tanto cariño le pongo a organizar una formación GTD® oficial como a organizar mis vacaciones.

Eso es lo que me ha aportado tener un sistema integrado profesional y personal. Desde que GTD es para mí una forma de estar en este mundo, siento que no pierdo de vista las cosas y las personas que me importan.

Gracias a GTD, a mi sistema integrado y a las revisiones semanales, puedo reflexionar regularmente sobre a qué le estoy dedicando mi atención. Si mi vida muestra desequilibrios, los detecto. 

Obviamente, no siempre puedo decir que mi vida esté 100% equilibrada, no sería realista por mi parte pretenderlo. La vida —mi vida— es una montaña rusa donde rara vez hay dos días iguales. Pero sí me pregunto en cada Revisión Semanal de mi sistema si podría hacer algo más o algo enfocar un tema de diferente manera. A veces esta reflexión es, simplemente, un toque de atención a mi conciencia ¿qué es lo que quiero? ¿qué quiero conseguir? ¿qué me hace feliz?

La vida no siempre es como quisiéramos, pero gracias a mi sistema —profesional y personal— GTD, casi todos los días se acercan a cómo quiero que sea mi vida.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido