Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

¿En qué notan los demás que utilizas GTD? (II)

| tiempo de lectura 5:25'
En qué notan los demás que utilizas GTD (II)

La semana pasada empecé este post sobre en qué notan los demás que utilizas GTD a partir de la conversación que David Allen mantiene con dos usuarios de GTD, Evan y Danny.

Evan es músico y cuenta cómo GTD le permite ser mejor artista. Por su parte, Danny tiene en el libro Organízate con eficacia el regalo perfecto para quienes le rodean. Además, GTD le permite avanzar como persona, como abogado y como creativo. 

Por mi parte, te dejo otras cinco cosas que notan en mí quienes me rodean (aunque no sean conscientes de que es gracias a GTD).

 

6_Encuentras cualquier cosa en segundos

Siempre me he considerado una persona ordenada. Pero GTD me puso delante del espejo y me descubrió que ordenada sí, pero totalmente desorganizada. En consecuencia, tenía un archivo monísimo pero ineficiente.

Así pues, otra de las claves para ser una persona efectiva es la organización de tus archivos. David Allen insiste en que cualquier cosa que vayas a archivar y cualquier cosa que quieras encontrar, no debería llevarte más que unos segundos. 

Hazlo fácil, tenlo siempre a mano. Si quieres saber más, te recomiendo este post de José Miguel Bolívar donde te da los 10 Consejos para un Archivo Perfecto.

Desde que utilizo GTD, mi sistema de archivo ha mejorado considerablemente porque no sólo está ordenado sino —más importante— está perfectamente organizado. A veces, hasta yo misma me sorprendo de lo rápido que encuentro las cosas que necesito en cualquier situación. 

Por supuesto, ya te puedes imaginar la impresión que causas en los demás cuando te piden algo y, voilà! Antes de terminar la frase ya has encontrado lo que te piden. Especialmente impactante es la cara que ponen cuando les explicas que no necesitas high tech para ser una persona organizada. Es mucho más sencillo de lo que parece 😉

 

7_Parece que tengas asistente

Así lo cuenta Danny, abogado, en su entrevista con David Allen. Por su trabajo tiene muchos temas que requieren seguimiento y tareas que la mayoría de sus colegas delegan en sus asistentes. 

En su despacho no dan crédito de todo lo que hace sin ayuda. Danny cuenta con su sistema infalible, con su lista @A la Espera, su Calendario o sus Agendas. Ser una persona organizada y adoptar GTD ha sido una de las grandes sorpresas para él y para los demás.

Yo tampoco tengo a nadie que me asista. Soy la encargada de la compra y de la plancha en casa, del ocio familiar, de organizar los viajes en vacaciones, de entregar formaciones, de emitir las facturas, de escribir semanalmente en este blog, entre otras muchas cosas más. 

Además de atender mis obligaciones en la Red OPTIMA LAB, soy capaz de cuidarme y encontrar mis momentos de lectura, de radio, de música, etc. No pierdo la oportunidad de descubrir nuevos restaurantes en la ciudad, de visitar un buen museo o acudir al cine, al menos, una vez por semana.

Y sí, lo hago yo solita sin que nadie me asista. Como la mayoría de los mortales, jamás he tenido ayuda. Lo que sí tengo es un método ¡y funciona!

La clave es que cuido mi calendario. En él, no sólo hay reuniones de trabajo, también hay reservas para mi tiempo personal y familiar que es igual o más importante que mi vida laboral.

 

8_¡Vaya, te lo montas genial

Esta y las que vienen, son dos consecuencias de todo lo anterior. 

Disponer de una mente extendida en la que confías al 100% y haber incorporado los hábitos y buenas prácticas de las personas efectivas, te permite montártelo genial. Y los que te rodean lo perciben.

He perdido la cuenta de la cantidad de veces que me han dicho aquello de «¡qué bien te lo montas!». Y aunque mucho tiene que ver mi carácter hedonista, creo que hay que saber encontrar los momentos y las oportunidades. Y en eso —con la ayuda de GTD— me considero un hacha 😉

Capturo todo lo que me llama la atención, cualquier idea de viaje, restaurante o libro para leer. Mi incubadora siempre rebosa de ideas, oportunidades y posibilidades. 

Cuida esta lista como cualquier otra, lo cual es clave para saber montártelo genial en cualquier momento y situación, de lo cual se beneficiarán, además, las personas que te rodean. Se me ocurren un montón de cosas para hacer cuando llega el fin de semana o en vacaciones, ante un cambio imprevisto de planes, ante un plantón ¡hasta en un atasco!

 

9_Tienes un aspecto más saludable

Hay quien piensa que vivo en unas eternas vacaciones. Y aunque no te lo creas, GTD tiene mucho que ver con ello. Cuando incorporas hábitos y buenas prácticas para ser una persona efectiva, vives en control y sin estrés. ¿En qué se traduce esto? 

El estrés se somatiza y, además, envejece. En mi caso somatizo con contracturas cervicales. El mal humor repercute en mi estado de ánimo y en las personas que me rodean. Los olvidos inciden en la calidad de mi sueño, como cuando me despertaba a medianoche recordando las cosas que olvidé durante el día. A todo ello, suma la ansiedad por querer llegar a todo.

GTD cambia tu perspectiva y te ayuda a ampliar la panorámica de tu vida. ¿Qué va primero? ¿Qué va después? ¿Qué puede esperar? ¿Qué tienes que hacer tú? ¿Qué puedes delegar? 

Por otro lado, al evitar los olvidos —gracias a disponer de una mente extendida infalible—, adiós a los sobresaltos. Y sin estrés te ahorras la terapia, pudiendo invertir tu dinero y tu tiempo en cuidados como un masaje relajante, una escapada de fin de semana o un concierto de jazz.

Por último, y no menos importante, gracias a GTD tienes la foto completa de tus asuntos personales y profesionales, lo cual te permite ir haciendo los ajustes necesarios para mantener el equilibrio entre los diferentes ámbitos de tu vida.

 

10_Eres más feliz

Precisamente te sientes feliz porque vives de manera más relajada y confiando en tu sistema GTD. Con la tranquilidad de que no se te va a olvidar nada (ni nadie) que significa algo para ti, porque lo tienes todo bajo control. Avanzas en un montón de temas, incluidos los que te dan una pereza mortal.

Consigues cosas que te aportan algo a ti, a tu trabajo, a tu familia, a tu bienestar personal.

Estoy convencida que parte de esta felicidad la aporta realizar la Revisión Semanal de tu sistema porque es la oportunidad que tienes regularmente de reflexionar sobre tus cosas (compromisos) personales y profesionales.

Personalmente, semana tras semana me pregunto no sólo qué hago para que las cosas que me importan avancen. Es, además, una reflexión hacia qué cosas me hacen feliz y qué no, qué me aporta lo que dije que haría o que quería conseguir. 

Dice Paul Dolan en su libro Diseña tu felicidad, que las expectativas importan. Por esta razón, conviene dedicar más tiempo a las personas que quieres, dotar de sentido las cosas que pasan, buscar el equilibrio entre el placer y el propósito

Del mismo modo, si llevas mucho tiempo pensando en dejar algo, no alargues tu compromiso, porque los compromisos están para romperlos. Puedes aspirar a «una vida con abundantes actividades que sean placenteras a la vez que significativas».

 

Conclusión

Estas son las 10 cosas que notan los demás —y que noto en primera persona— al utilizar GTD. Sé que mucha gente piensa que se trata de una metodología más. Y es que, hasta que no lo pruebas, no sabes lo bien que funciona ¡cómo las verduras para los niños! 

Y si tu vida ya es plena, enhorabuena, sólo imagínate hasta dónde podrías llegar con GTD ¿te animas?

 

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido