Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

¿Qué haces con GTD durante las vacaciones?

| tiempo de lectura 3:36'
¿Qué haces con GTD durante las vacaciones?

Esta no es una pregunta banal, me la han hecho cientos de veces: «¿Qué haces con GTD durante las vacaciones? ¿Lo aparcas?». Y, en realidad, lo que esconde esta pregunta tiene más miga de lo que parece.

Puede que lo te preocupe es que no quieres ver emails del trabajo, así que no aclaras regularmente tus bandejas de entrada. Tampoco se te ocurre hacer la Revisión Semanal si estás de vacaciones, así que mejor olvidarse de GTD hasta la «vuelta al cole» ¿verdad?

Estoy segura de que si preguntara aleatoriamente a personas usuarias de GTD, cada una daría su versión de cómo utiliza GTD durante las vacaciones.

Si se lo preguntara a David Allen, ya intuyo su respuesta: «¿Algo te ronda en la cabeza? Si no es así, fluye». Keep it simple!

Si me preguntas a mí, te diré que no dejo de utilizar GTD ni en vacaciones. Básicamente porque nada fluye sin GTD, no fluyo sin GTD. 

Cómo utilizo GTD durante las vacaciones

He contado en alguna ocasión que las vacaciones son mi momento perfecto para capturar. De pronto, cuando dejo de tomar decisiones, cuando doy descanso a mi cerebro, pasan cosas. Me siento más creativa, la serendipia aparece cuando menos me lo espero y veo las cosas desde diferentes perspectivas. De pronto, se desatascan temas que se estaban oxidando y me pregunto cómo no se me había ocurrido antes.

Así que capturo, mucho. El tema de aclarar y organizar ya es otro cantar. En mi caso, que no concibo estar de vacaciones si no es para viajar, capturo mucho y lo aclaro todo cuando regreso a casa.

¿Y qué hay del paso Ejecutar? Pues te diré que, junto al de Capturar, es el que más practico. Mi checklist de viajes echa humo, y no paro de revisar todo lo que hay en mi lista «Next time in…» según el destino. Por no hablar de mi calendario, donde tengo todas las reservas de actividades, vuelos, hoteles o restaurantes ¡no sin mi calendario! Y como durante el año incubo mucho, las vacaciones son ideales para activar alguna que otra acción o proyecto.

Cuando viajo, me permito estar 15 días sin hacer la Revisión Semanal. Como soy una «gordopila» y no me la salto el resto del año, mi mundo no se para porque esté dos semanas sin hacerla. 

Eso sí, la última revisión antes de hacer la maleta y la primera al deshacerla, son lo que yo he bautizado como Deep Weekly Review, porque necesito tener perspectiva antes de irme y retomar el control cuando regreso.

Hay quien aprovecha las vacaciones para realizar una revisión de los horizontes superiores, tal y como explica mi colega Jordi Fortuny, lo cual me parece ideal. 

Aunque personalmente nunca lo hago con el sistema en la mano, la verdad es que nunca me salto esta revisión. Sé perfectamente cuáles son mis áreas de enfoque y responsabilidad, y aprovecho para reflexionar sobre mis metas y objetivos, mi visión y mi propósito, especialmente cuando subo montañas ¡no falla, es mi momento!

Y después de las vacaciones ¿qué?

Es muy importante para mí cuando regreso de las vacaciones —y algo que recomiendo como buena práctica—, es separar el momento de aclarar mis bandejas de entrada de mi Revisión Semanal. Ambos pasos requieren de cierta energía mental: muchas capturas acumuladas y una Deep Weekly Review son temas «serios» para mí, por lo que no se me ocurre hacerlo todo al mismo tiempo.

Una buena práctica que se me ocurrió, a base de tropezar varias veces con la misma piedra, es disponer de un día libre antes de regresar al trabajo. Precisamente para aclarar y organizar la capturas y hacer una Deep Weekly Review ¡un gran acierto!

Conclusiones

En definitiva, si buscas una receta sobre cómo utilizar GTD durante tus vacaciones, es probable que te hayas llevado una enorme decepción con este post.

La clave al utilizar GTD en vacaciones está en pensar qué te va a aportar más beneficios. Si vas a estar comiéndote el coco porque llevas 15 días sin mirar el email —si te va rondar en la cabeza todas tus vacaciones— igual puedes plantarte aclarar tu bandeja de correo. 

¿Qué te va a estresar más? Porque hay una diferencia enorme entre pensar si te va a explotar algo que ponerte a aclarar y «fumarte un puro». 

En realidad, no se trata de si te apetece o no mirar tu correo —especialmente el del trabajo— sino de preguntarte ¿qué te va a aportar más control? 

Mi marido es capaz de estar 15 días sin mirar su email. «Si pasa algo, para qué preocuparme, ya me llamarán. Y si me llaman, cuando estoy haciendo una Via Ferrata en las Montañas Rocosas ¿qué podré hacer?». Y tan feliz. Claro que, como se deja el teléfono en cualquier sitio, me toca capturar sus capturas ¡feliz y gorrón también!

En conclusión, si no te importa y no te aporta mirar tu correo, ¿para qué mirarlo? O al contrario, si te estresa ¿por qué no mirarlo? Sea como sea que utilices GTD en vacaciones, recuerda ¿qué te va a ser más beneficioso? Felices vacaciones, nos vemos en septiembre 😉

Comentarios

Helga avatar
Helga


Me viene fenomenal este post!! En unos días regreso de mis vacaciones y solo de pensar en hacer la revisión junto con aclarar mis capturas se me hacía un mundo. Así que tu propuesta de hacer por separado ambos pasos me ha parecido genial!! Un saludo Laura y felices vacaciones!!

Laura Sastre avatar
Laura Sastre


¡Ya utilizas GTD durante tus vacaciones!
Me alegra saber que te ha resultado útil, y espero que hayas disfrutado de tus vacaciones ¡feliz regreso!
Un abrazo. Laura.

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido