Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

¿Avanzas en tu camino para dominar GTD?

| tiempo de lectura 3:48'
¿Avanzas en tu camino para dominar GTD?

Todas las semanas estoy en contacto, durante las revisiones semanales guiadas, con personas que, quizás como tú, habéis realizado la formación GTD® oficial en nuestro compromiso por acompañaros en vuestro camino para dominar GTD.

Durante un par de horas vemos qué puntos de fricción habéis encontrado, refrescamos conceptos y revisamos el sistema que estáis estrenando. Pero sucede también que me encuentro con personas que persisten y, a veces, incluso me confiesan que sienten que no avanzan lo suficiente en su camino de aprendizaje para dominar GTD.

Son perfiles similares. Personas que se apuntaron con muchas ganas y mayor ilusión a la formación «GTD® Level 1 Experience». Montaron su sistema durante el curso y se metieron de lleno a que GTD les permitiera vivir sin olvidos y sin estrés.

Sin embargo, es como cuando te pones a dieta. Durante el invierno has acumulado varios kilos de más (y otros tantos durante el encierro por la pandemia). En primavera te pones a dieta y en pocas semanas has bajado rápidamente de peso. Pero quieres perder 2 kilitos más para entrar en esos jeans que llevabas en el instituto. Último esfuerzo, ¡ya sólo quedan 2! Pero no hay manera, hay días que pesas 3 gramos de más, la báscula debe de estar rota. Te has estancado.

Con cualquier proceso de aprendizaje, incluido este camino para dominar GTD, llega un momento en el que puedes sentir que no avanzas lo suficiente. Sientes que no progresas a la velocidad que querrías, sientes que te has atascado.

Sabes que aprender lleva tiempo y requiere perseverancia, pero no se le escapa a nadie que si la báscula no se mueve puedes llegar a perder la motivación. 

Te aseguro que sentir este estancamiento no tiene por qué ser mal augurio. De hecho, es normal, todo es cíclico ¡no estamos todo el tiempo arriba!

Como comentaba en este post, presta atención a lo que estás haciendo. Si sólo lees blogs como este y no practicas, es normal que te atasques. Nadie aprende por ósmosis. Prueba a poner en práctica lo que lees o escuchas. 

Practica también la honestidad. Al final del día, pregúntate si has capturado todo lo que te ha llamado la atención. Pregúntate si has aclarado tus bandejas de entrada. En el día de hoy, ¿cuántas veces has ido a tus listas para elegir qué tenía más sentido hacer? Por cierto, ¿cuándo fue la última revisión semanal? 

No te estoy regañando, no te lo tomes a mal. Sólo te invito a tomar conciencia de qué haces (y qué no haces) en tu día a día para implementar GTD

  • ¿Ha habido alguna situación hoy en la que podrías haber capturado en lugar de permitir esa interrupción mientras redactabas un email
  • ¿Podrías haber gestionado mejor las interrupciones mientras cenabas con tus hijos?
  • ¿Has caído en la tentación de ejecutar cuando estabas aclarando las notas de una reunión? 
  • ¿Has ejecutado lo último que te ha entrado en lugar de ir primero a tus listas por si había algo que pudiera aportar más valor?

Otro error habitual que puede impedir que avances en tu camino de aprendizaje es querer ir demasiado rápido. Sin acritud. Pero te voy a poner un ejemplo real. Si aún no has desarrollado el hábito de ir a tus listas para elegir qué hacer, ¿por qué te empeñas en utilizar checklists

En serio, la mayoría venimos de la lista única —yo al menos—. Si nos quejamos de que tenemos muchas listas y (aún) no vamos a ellas para aplicar el paso Ejecutar, ¿para qué quieres añadir más elementos a tu sistema de los que eres capaz de aprovechar? 

Otro ejemplo. Si te saltas la revisión semanal, ¿qué haces dibujando los horizontes superiores? No es que no puedas, pero honestamente, si (aún) no te sientes en control en tu día a día, ¿hasta qué punto vale la pena ir más allá?

De joven fui atleta, por eso me sorprende cuando alguien que no ha corrido en su vida me dice «Oye, ¿nos apuntamos a la media-maratón del pueblo?». «No, rotundamente no, ¿acaso quieres lesionarte las rodillas?». En serio, creo que empezaría a salir a caminar todos los días un poquito, después te diría que empezaras a «trotar». Ponte objetivos realistas, empieza con 2 km, sube a 5km, a 10km, y así progresivamente. Calibra tu estado físico, que algun@s ya peinamos canas.

Para terminar, te invito a reflexionar hasta la próxima semana. ¿Recuerdas los deberes que nos ponían en la escuela? Ahí te dejo unos cuantos:

  • ¿Qué te va a aportar en tu día día implementar GTD? 
  • ¿En qué medida lo necesitas?
  • ¿Cuánto tiempo quieres invertir en integrar GTD en tu vida? 
  • ¿Hasta qué punto aceptas el reto?
  • ¿Qué te falta para implementar GTD?
  • ¿Cómo de completo está tu ecosistema de herramientas de captura para capturar cualquier cosa y en cualquier situación?
  • ¿Cómo explicarías qué es y para qué sirve GTD a alguien de tu entorno? Igual que escribir en este blog me ayuda a poner en orden mis ideas y pensamientos, quizás escucharte en voz alta y explicar GTD a otra persona te ayude a tener mayor claridad de ideas.

Así que dime, ¿qué estás dispuest@ a hacer esta semana para salir de este estancamiento y continuar en tu camino de aprendizaje de GTD? ¿Compartes?

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido