Mente Extendida

El Blog de Laura Sastre

Optima infinito

¿De dónde salen las ideas?

| tiempo de lectura 3:36'
¿De dónde salen las ideas?

No sé tú, pero jamás pensé que yo fuera una persona especialmente creativa. «¿De dónde carajo salen las ideas?», me preguntaba mirando con envidia a quienes parecía que las regalaban. Hasta que me topé con GTD. 

Durante mucho tiempo asocié la creatividad con el arte, que es mi debilidad. Pero también es creatividad todo lo que hay detrás de un aparato que llevamos siempre en el bolsillo, un «simple» smartphone.

Lo que quiero contarte hoy en este post es que, para favorecer que afloren las ideas, sólo necesitas crear el entorno propicio para que fluyan. Esto es algo de lo que habla David Allen y también Steven Johnson, en quien me he inspirado para escribir hoy y autor del libro Where Good Ideas Come From.

¿Las ideas son golpes de suerte?

Si aún no lo has visto, te recomiendo este Ted Talk donde S. Johnson explica en 17 minutos de dónde salen las ideas.  Y lo hace tomando como ejemplo la aparición de los cafés en la Inglaterra de 1650. ¿Sabías que el café y el té sustituyeron los desayunos con alcohol? Claro que en esa época era más fácil morir por ingesta de agua que de una sobredosis etílica.

Anécdotas aparte, lo que S. Johnson estudia son los patrones que se repiten en los entornos o espacios creativos en los que surgen las ideas. Observa los comportamientos y los patrones recurrentes.

Hollywood y la industria del marketing han hecho mucho daño a nuestra propia autoestima. Nos cuentan las historias de éxito de manera sesgada, en versión reducida y con un bonito lazo rosa. 

Pero la verdad, explica S. Johnson, es que las grandes ideas creativas ni son revelaciones, ni epifanías, ni golpes de suerte. Como decía no se sabe quién (puede que un artista): «que la inspiración (o la suerte) me llegue trabajando».

Tampoco ha contribuido el mito o la creencia de asociar la genialidad al consumo de drogas para aumentar la creatividad en el mundo de la música y del arte. Las ideas no aparecen de manera aislada simplemente porque consumas, bebas o practiques yoga. 

¿Qué es una idea?

En realidad, una idea, según define S. Johnson, constituye una red de neuronas configuradas de una forma nueva. 

Así que puede que tengas una idea maravillosa en plena sesión de meditación, pero más que un momento «¡Eureka!», lo más probable es que sea el resultado de un conocimiento previo. Como diría Aristóteles, estaba allí, sólo había que sacarlo (dicho de forma coloquial, claro). 

La propuesta de S. Johnson es que creamos, compartimos y tomamos ideas de otras personas, justo como he hecho yo con su Ted Talk que tenía incubado desde hace meses cuando alguien me lo recomendó. Aprendemos de las personas que nos rodean, intercambiamos aprendizajes. Por lo tanto, podemos crear —y de hecho creamos— estos espacios para que surjan ideas.

La mayor parte de las grandes aportaciones en el mundo de la innovación son el resultado de largos periodos de incubación. Pero claro, eso en Hollywood no se vende tan bien ¿verdad?

¿Acaso nunca has tenido una idea que te ha rondado la cabeza durante un tiempo? 

Volviendo a Aristóteles, lo que necesitas son las herramientas necesarias para sacar las ideas que llevas dentro. Y relacionándolo con GTD, ¡qué gran descubrimiento poder incubar! 

Algunos de los mayores descubrimientos de la historia (no te destriparé el Ted Talk) provienen de corazonadas incubadas y de compartir ideas y aprendizajes que permiten la creación de estas nuevas redes neuronales.

Yo le llamo dejar «macerar» ideas que pasan por diferentes fases: cuando las capturo creo que pueden cambiar el mundo. Cuando las aclaro me tienta echar todas esas capturas a la papelera porque, en frío, ya no me parecen grandes ideas. Sin embargo, soy muy de incubar. 

Creo que con el tiempo —siguiendo con las corazonadas— llegaré a encontrar las piezas que me faltan para tener la imagen del puzzle entero. A veces, después de una Revisión Semanal de mi sistema GTD, junto con el aprendizaje continuo, consigo juntar las piezas. No ocupa espacio en mi mente e incubar ¡es gratis!

Por eso me ha gustado tanto este Ted Talk de S. Johnson y he querido compartirlo contigo que me has dicho que pasas de incubar porque te da una pereza mortal tener que revisar tu interminable lista «Algún día/Tal vez».

A modo de conclusión, el momento «¡Ajá!» es el resultado de horas de trabajo más que de un momento de inspiración o de un golpe de suerte. Por eso S. Johnson nos desafía a crear estos entornos que te permitan aflorar las ideas

GTD te ayuda a crear espacios creativos

¿Cómo puede ayudarte GTD a la creación de estos espacios creativos? Muy sencillo:

  • GTD te aporta claridad de ideas y a tener tus asuntos bajo control evitando distracciones. 
  • GTD deja espacio en tu mente para que fluya tu creatividad en lugar de gastar energía en esforzarse por evitar olvidos. 
  • GTD te permite incubar en lugar de dejar pasar un sinfín de posibilidades.

Así que, ¿ya sabes de dónde salen las ideas?, ¿crees que puedes hacer algo diferente para que tu creatividad fluya?

Todo el contenido de Mente Extendida, el Blog de Laura Sastre, está bajo una Licencia Creative Commons 4.0 Internacional (Reconocimiento - Compartir bajo la misma Licencia).

2019-2021 Laura Sastre - Algunos derechos reservados

Ir al contenido